Deportes

Real Madrid ganó 5-0 al Leganés en La Liga

Después de varios disgustos imprevistos y un racimo de victorias imperfectas, el Madrid tuvo una noche de paseo a costa del colista, que no discutió su desdichada condición. Valverde y Rodrygo han salido del cascarón definitivamente, Kroos y Benzema siguen a toda vela, Hazard asoma, Jovic respira y Zidane empieza a dibujar el equipo de las grandes citas. Un partido de provecho para el Madrid y que merece el olvido en el Leganés.

Todo tuvo un efecto reafirmante en el equipo blanco. Zidane repitió once por primera vez y dejó el mensaje de un cierto cambio de guardia. De la vieja guardia. Salió Valverde y no lo hizo Modric, decisión que no suena a coyuntural. Y Rodrygo, al final de la parrilla, léase el Castilla, a principio de curso, ha pasado por la derecha, su sitio en Estambul y ante el Leganés, a un pelotón de intocables y promesas: Vinicius, Lucas, James, el casi extinto Bale… El informe final del partido le dirá a Zidane que lo que funcionaba bien funciona mejor y que el resto empieza a hacerle buena compañía.

El partido tuvo una vida corta. El Madrid necesito 27 remates para hacerle un gol al Galatasaray. Esta vez mandó dentro los dos primeros. La grandeza de los grandes, que tarde o temprano aparece. Los dos tantos tuvieron poco de casuales. El primero lo metió Rodrygo en terrenos del nueve, donde le llevó una jugada que él mismo inició. En el momento de marcar, su registro en la Liga era espectacular: cincuenta minutos y dos dianas. Ha entrado al galope con el gol bajo el brazo, un don que se fue con Cristiano. Ese primer acierto le fue volviendo atrevido y peligroso en el choque.

El segundo lo anotó Kroos, que ha reconfigurado su juego. Fue olvidando el remate, una de sus grandes virtudes, con el paso de los años y lo ha recuperado en este, cuando la falta de un goleador de referencia hace un llamamiento al resto para colaborar en la obra. Marcó de taconazo habilidoso y lo probó también de lejos. La compañía de dos jugadores sobrados de físico, Casemiro y Valverde, le ha permitido su recreo ofensivo.

En el Leganés son tiempos de incertidumbre. Luis Cembranos, presuntamente interino, está en el ensayo/error. Pasó al 4-3-3 ante el Mallorca y aquello salió bien. Dio un pasito atrás en el Bernabéu, con un 4-2-3-1 y seis cambios, y resultó un desastre.

Fuentes: as.com

To Top

Pin It on Pinterest

Compartenos

Comparte con tus amigos

error: Content is protected !!
WhatsApp Escríbenos al WhatsApp