internacional

Cano Estremera: “Ya no me veo como artista, sino como una persona normal”

El también llamado Dueño del Soneo dio una entrevista exclusiva al programa del Cacique en la emisora Zeta 93, en Puerto Rico.

Cano Estremera reapareció y dio detalles de su estado actual. Narró los entretelones de su tratamientos médico en el hospital de Pensilvania donde lo operaron por la fibrosis pulmonar que padecía, y de la que hoy ya no debe preocuparse.

Aunque una de las secuelas que dejó esta intervención quirúrgica de doble pulmón fue la pérdida de movimiento en las piernas, Estremera se siente agradecido con el solo hecho de seguir con vida; sin embargo, aunque suene duro para muchos de sus fanáticos, aseguró que de momento no se ve subido en una tarima, por el precio que sea.

“Yo ahora no me atrevería ni a cantar un baile, porque se que no voy a dar la calidad. Yo ya no me veo como artista, sino como una persona normal. Yo no quiero, a corto plazo, cantar en ningún lado. No me voy a beneficiar, ni voy a subir el precio; aunque antes siempre lo haya hecho, incluso, cuando no estaba pegado”, dijo en entre risas, al finalizar estas líneas, el Dueño del Soneo.

En esta entrevista brindada al programa del Cacique, en la emisora Zeta 93 de Puerto Rico, el salsero boricua contó por qué no se siente preparado para cantar. También confesó que al hacer los ejercicios vocales no llega a sus notas y siente que “sus pulmones no están en sincronía con su diafragma”.

“La gente escucha mi voz y cree que estoy curado, pero esto es un proceso. He tenido la oportunidad de mejorar bastante. Sin embargo, yo me oigo la voz y no tengo el mismo control que cualquier cantante para cantar. Me refiero a las notas altas, los intervalos… cosas que podía hacer antes. La resistencia y eso…”, expresó.

Sobre el tiempo que deberá seguir en tratamiento, Cano aseguró que la recomendación de médico es de 8 meses a más de un año, dependiendo de su recuperación. Motivo por el cual todavía no regresa a Puerto Rico.

“Yo salí de Puerto Rico huyéndole a la muerte y llegué a Pensilvania jugándome la última carta que me quedaba. Hoy yo estoy bajo terapia todo el tiempo, dos o tres veces por semana. A veces siento que a pesar de tener unos pulmones que respiran bien, siento que no están en sincronía con el diafragma. Por eso me dan terapia y hago ejercicios para que la voz y los pulmones estén bien, pero también para que mis piernas vuelvan a responder”, dijo.

Uno de lo momentos más duros de la entrevista fue cuando Estremera aseguró que hubo una etapa en la que estuvo en estado de demencia por dos o tres meses. Según narró, esto fue después que lo indujeron al coma.

“Yo estuve demente como tres meses. Estaba entrando y saliendo del raciocinio y me dio algo bien extraño, que es que llegó un momento en el que yo quería quedarme en aquel mundo y no venir para acá. Pasó que todos los sueños de la coma inducida estaban tan divertidos y entretenidos, que no quería regresar acá. Era una felicidad artificial, porque había ausencia de sufrimiento. Y cuando desperté, esas cosas vinieron para acá, y ya luego el doctor me dijo que eso iba a ir pasar poco a poco. Recuerdo que tuve un sueño donde veía dos maletas y escuchaba una voz que me decía: “escoge, te vas o te quedas”. Y en ese momento yo no podía decidirme, y de momento desperté a la realidad”.

Sin embargo, esto no fue lo que más llamó la atención, pues hubo un momento en el que Cano se quebró al contar que un día lo confundieron con un mendigo y le dieron limosna. Esto, en un momento en que su hija lo dejó unos minutos solo en un lugar de gente adinerada.

“Yo recibí mi primera limosna porque me dejaron solo un momento. Yo estaba parado en un sitio de gente pudiente, y un tipo me dio 20 pesos. Pasé un coraje hasta que lo entendí. Ahora mi vida ha cambiado. Ya estoy llorando porque es bien triste lo que te estoy contando. Yo soy orgulloso, pero de 20 pesos para arriba no”, finalizó.

VER Entrevista con el Cacique de Zeta 93 P.R.

To Top

Pin It on Pinterest

Compartenos

Comparte con tus amigos