internacional

La historia de la rivalidad entre “Fania All Star” y “Puerto Rico All Star”

A mediados de los 70 la compañía Fania se convirtió en un monopolio del mundo de la salsa. Con el transcurso de los años habían adquirido varios sellos discográficos que les permitió expandir su hegemonía en el mercado latino. Esto trajo malestar entre algunos artistas de su plantilla, quienes vieron afectadas sus carreras por falta de pago o promoción. Para 1976 varios músicos de Puerto Rico lanzaron una propuesta vanguardista formando un colectivo que llamaron la Puerto Rico All Stars (PRAS). Cantantes y músicos de diferentes orquestas de la Isla se dieron la tarea de armar un conglomerado de estrellas sin depender de la salsa producida en Nueva York y sus trampas.

Arreglistas dinámicos como Jorge Millet, Gunda Merced y Mario Ortiz unidos a virtuosos instrumentistas de la talla de Papo Lucca, Juancito Torres, Elías Lopés y Endel Dueño crearon una combinación novedosa en la salsa. Durante aquel año los cantantes de esta alianza habían abandonado sus respectivas orquestas. Andy Montañez dejó El Gran Combo y firmó con la Dimensión Latina. Luiggi Texidor salió de la Sonora Ponceña y estaba en planes de grabar con Bobby Valentín tras la salida de Marvin Santiago de la agrupación. Paquito Guzmán se mantenía activo grabando coros en las producciones de Roberto Roena, El Gran Combo y otras bandas. Ya no estaba grabando con Tommy Olivencia.

Con arreglos fastuosos y ostentosos, la PRAS irrumpe en el ambiente salsoso con el poderoso tema -Reunión en la Cima- compuesto expresamente por Curet Alonso para la orquesta y la voz de Andy Montañez. En pleno mambo del número, Montañez acusa a J. Masucci, presidente de la Fania: “Aquí no hay eso de apellido con Uchi, ni…” Marvin añade su cuota en el tema -Los Tambores-: “Damas y caballeros, ustedes perdonen, pero estos jíbaritos del la’o de acá tocamos así. ¡Oye a esta gente!” Luigui también dice lo suyo en la pieza -Cachomba- :”Mismo apellido, pero nos llamamos Puerto Rico.”

Pero el ataque más inclemente vino de parte de Lalo Rodríguez, quien se une al grupo para su segundo y tercer disco: Los Profesionales (1978) y Tributo al Mesías (1979). Del segundo álbum transcribimos algunos soneos que Lalo utiliza como dardos en la canción -Alianza de Generales- :
“…tú tienes plata, (pero) yo tengo la llave.”
“El fantasma no está en la Urbe, el fantasma está en San Juan.”
“Si los cogemos de frente, nos los vamos a llevar.”
“Amigos no se equivoquen, no se confundan más. Es la Puerto Rico All Stars.”

Luego en el tributo a Palmieri en una nueva versión del clásico -Óyelo que te conviene- la cual el mismo Lalo grabara con Eddie 4 años atrás, éste recita junto al coro el siguiente ataque al unísono, en medio del solo del bajista Polito Huertas: “Cuando Polito Huertas toca, la gente no se va, se sienta a escucharlo. Y si lo escuchan en La Habana, pues…” Y más adelante entona: “Masucci, ahora sí que tu navaja no corta.” La referencia a La Habana es una respuesta burlona a un incidente ocurrido durante el Habana Jam de 1979. Allá cuando la Fania All Stars tocó, muchos de los presentes, quienes desconocían el repertorio de la banda y todavía estaban bajo la influencia de la veda gubernamental hacia la salsa, abandonaron la sala. Aún así muchos de los músicos del vecino país permanecieron allí, se disfrutaron la presentación y terminaron siendo influenciados en cierto modo por la nueva sonoridad, adaptándola a la nueva salsa cubana.

El grito de guerra de la PRAS retó y obligó a la Fania sostificar su estilo y utilizar arreglos más elaborados. En el álbum Cross Over (1979) la Fania All Stars comienza a contestar los ataques del PRAS. Sobresale el número -Los Bravos- donde el coro responde: “Con las Estrellas de Fania, nadie se meta. Escuchen todos los bravos, llévense esa.” Luego en el disco Commintment (1980), Adalberto Santiago le dice bye-bye a la PRAS, que irónicamente se desbanda ese mismo año, cuando en el tema -Dinamita- exclama al inicio: “Dinamita es lo que traigo, para las estrellitas.”

Paralelamente al caso puertorriqueño, en 1977 músicos venezolanos deciden reunirse en un “todos estrellas” que nombraron “Trabuco” ideado por Alberto Naranjo en colaboración con Orlando Montiel. Hacia agosto de aquel año debuta El Trabuco Venezolano en el museo de arte contemporáneo de Caracas con una auténtica salsa que identifica el Caribe urbano. Para 1979 el Trabuco saca su segundo disco logrando convertirse en un amplio movimiento de la salsa local.

Extraído del blog Viva la Salsa Internacional

 

To Top

Pin It on Pinterest

Compartenos

Comparte con tus amigos

error: Content is protected !!