internacional

Jerry Rivera se estrenó en la isla de Cuba con un súper concierto

La Habana – El salsero puertorriqueño Jerry Rivera pareció sentirse como en casa en el concierto único con el que cerró la primera noche del Festival Internacional de la Salsa, que celebran en Cuba hasta el próximo 24 de febrero con 19 bandas de alto calibre.

La presentación del boricua fue la primera de un artista internacional en la historia de ese evento que ya tiene cuatro ediciones. Jerry Rivera hizo su concierto, el más esperado del festival, ante un público cálido, que abarrotó el Parque Almendares de La Habana y coreó casi todas sus canciones.

Su recital fue precedido por un concierto de Haila María Mompié, intérprete cubana de la música tropical que dedicó buena parte de su presentación a su disco –“Con todo respeto”, un homenaje al compositor mexicano Armando Manzanero. Ella fue parte del público que se quedó a ver a Rivera, junto a buena parte de los mejores directores de salsa cubanos, como Samuel Formell, Alexander Abreu y Elito Revé.

Jerry Rivera ofreció un extenso repaso de sus éxitos, que lo hicieron muy famoso en Cuba durante los años 90 y principio de los 2000, entre ellos “Qué hay de malo”, “Cara de niño”, “Lloraré” y “Vuela alto”.

El cantante boricua estableció una relación carismática con el público durante poco más de hora y media. Hubo quien llevó al concierto los discos del puertorriqueño y los sostuvo en el aire pidiendo temas al salsero, a lo que Rivera correspondió con creces.

Cuando llegó el momento de interpretar “Mira”, en el que compartió la grabación con el reguetonero boricua Yandel, se refirió a él como “un salsero que ustedes no se imaginan”. Su orquesta lo acompañó notablemente todo el concierto, con destaque para el cotizado guitarrista Ito Serrano, que le aportó en la eléctrica matices rockeros, y el timbalero Tito de Gracia.

Jerry Rivera pidió recordar a su ídolo Frankie Ruiz, “un gran salsero que puso a muchos jóvenes como yo a escuchar el género” y lo homenajeó con los temas “La cura” y el hit “Mi libertad”, que en su tiempo causó furor en la “Mayor de las Antillas”.

Hacia el final del concierto, entre ovaciones del público y peticiones de que continuara, Jerry Rivera se retrató con su orquesta en el escenario para lo que consideró “una foto histórica para que la vean en mi país”.

“Les deseo lo mejor. Ojalá tengamos pronto esta bendición de cantar otra vez en Cuba. No tengo palabras para agradecer”, concluyó.

Maykel Blanco, presidente del evento y director de la orquesta Salsa Mayor, dijo que la visita del boricua era “un honor” y dio vivas “a la música sea de donde sea, no tiene fronteras”.

En el Festival Internacional de la Salsa participan más de 400 delegados de Francia, Italia, España, Panamá, Chile, Perú y México. La cuarta edición se dedica al 500 Aniversario de la  fundación de La Habana y el centenario del mítico Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo y precursor de la música bailable cubana.

To Top

Pin It on Pinterest

Compartenos

Comparte con tus amigos