Deportes

Barcelona no tuvo piedad en su regreso a la Liga venciendo 4-0 a Mallorca

El Barcelona movió primero en su mini Liga particular de once partidos ante el Madrid ganando en Mallorca por 0-4 en una exhibición de oficio. Los barcelonistas, al uso de los púgiles veteranos, supo dosificar sus golpes para que fueran certeros y definitivos. Uno nada más empezar, mostro después de la primera pausa de hidratación cuando el Mallorca dio síntomas de vida y el tercero después de la pausa de la segunda parte. Sin alharacas, el Barça liquidó su vuelta a LaLiga marcando el terreno. Se pone a cinco puntos del Madrid que juega hoy ante el Eibar con presión añadida.

La gran virtud del Barcelona fue la de exprimir los momentos para marcar la diferencia. El equipo de Setién aprovechó el inicio del partido para golpear primero mediante Arturo Vidal, el jugador que eligió Setién para acompañar a De Jong y Busquets en el centro del campo. El chileno aportó la dosis de entusiasmo y empuje que tanto echaba en falta este equipo.

Tras el tanto del chileno llegó un amago de reacción del Mallorca, que se agarró a Take Kubo como única opción para tratar de hacer daño a un Barça que dejó pasar la oportunidad de aprovechar el gol inicial de Vidal.

El japonés cedido por el Madrid y formado en la cantera del Barça puso a prueba a Ter Stegen en tres ocasiones: un disparo con rosca desde la frontal, otro fácil para el portero alemán y una falta a romper que alegraron el electrocardiograma del equipo local. Pero cuando mejor estaba el Mallorca, es decir Kubo, llegó la pausa de hidratación y a la vuelta de la misma, el Barça volvió a golpear. La virtud de dominar los tiempos que da el empaque.

Nada más reanudarse el juego, el equipo blaugrana volvió a progresar por la izquierda en una jugada en la que el balón fue buscando quien le adoptara. Griezmann y Messi no pudieron domarlo, pero la pelota quedó franca para que Braithwaite la metiera en la jaula. Dos tiros del Barça, dos goles. Y en dos momentos clave: nada más empezar y después de la pausa de hidratación que suponían un botín estupendo que dejó al Mallorca al borde del KO a la media parte del partido.

Para tratar de cambiar el escenario, Vicente Moreno dio entrada en el descanso a Lago Junior y Fran Gámez por Cucho y Sastre, respectivamente mientras que Setién retiró a Vidal, con tarjeta amarilla, para que Rakitic ingresara en el terreno de juego.

Salió mejor el Mallorca buscando aprovechar su momento, mientras que el Barça trataba de contemporizar. Es decir, no pasaba nada, pero a falta de mambo en el terreno de juego sucedió lo inexplicable, saltó un espontáneo al campo en un partido a puerta cerrada. Un señor con pinta de turista apareció en el césped ante el despiporre de los presentes y le volvió a cambiar el escenario del partido. Setién apropvechó esos minutos de cine cómico para dar entrada a Suárez por un Griezmann que volvió a repetir lo de siempre, más kilómetros que incidencia real.

El uruguayo volvió con ganas tras su lesión y propició un disparo al palo de Araújo mientras el partido languidecía y los técnicos de ambos equipos empezaban a pensar más en lo que queda por delante. Alba, por ejemplo, se sacó la tarjeta amarilla para perderse el próximo duelo por acumulación antes de marcar el tercero, de nuevo tras la pausa de hidratación de la segunda parte. De nuevo, el Barça aprovechaba el momento a la perfección haciendo una exhibición de oficio que culminó Messi en el descuento marcando el cuarto que le lanza al Pichichi.

https://asondesalsa.com.pa/wp-content/uploads/2020/03/royal-casino-aniversario-2020.jpg
To Top
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

error: Content is protected !!
dolor ultricies neque. id, velit, ut Donec efficitur.