nacional

Solinka presenta: “Gran Noche de boleros, guarachas y sones” en Homenaje a los Padres

Un homenaje a los padres, presentará la popular cantante Solinka junto a Fabio Martínez ‘El Señor del bolero’ este viernes 14 de junio, que se denomina”Noche de boleros, guarachas y sones”, Durante la velada para homenajear al padre, Solinka y Fabio cantarán temas de compositores cubanos como Matamoros (“Juramento”, “Son de la loma”, “Lágrimas negras” “Triste, muy triste”); Osvaldo Farrés (“Toda una vida”, “Tres palabras”, “Quizás, Quizás, Quizás”, “Acariciame”) ; y Myrta Silva (“Cuando vuelvas”, “En mi soledad”, “Así es la vida”, “Fácil de recordar”, “Qué sabes tú”, “Cuando la lluvia cae”, “Yo quiero volverme a enamorar”), con el marco de grandes músicos panameños y un cubano”. así explicó la cantante al diario Panamaamerica.

Asegura que la presentación, que empezará a las 7:00 p.m. será del agrado del público y habrá muchos a quienes les hará rememorar los mejores tiempos de la música cubana. “Fabio es el cantante de La Parranda de Toby Muñoz, muy aplaudido en grandes escenarios de Perú, Colombia, Cuba y República Dominicana, entre otros. Tiene casi 40 años de carrera musical” agregó.

Solinka (de Sol Inka), quien nació como Solange Arias y ha dedicado más de 50 años a la música, volverá al escenario este 14 de junio, en lo que será una memorable noche del recuerdo.

Un sol que no se opaca, Solinka, desde su debut un 23 de noviembre de 1963, es una exitosa cantante que ha compartido escenario con grandes músicos de varias épocas, en Centroamérica y Sudamérica. Tales como Bush (“Pegadita de los hombres”), Niko Estrada (La Sonora), Papo y su Combo, Carlos Ochoa (El Ballet de Carlos Ochoa y sus mulatas de Panamá). Conserva esa alegría, ritmo sabor, talento y carisma que le han granjeado el aprecio, admiración y respeto de coterráneos y personas de otros países.

Nos reitera que se ha sentido siempre orgullosa de sus orígenes, de su natal Perú y agradecida con Panamá, que adoptó como segunda Patria y donde ha pasado la mayor parte de su vida. Casi medio siglo, compartiendo con su amado esposo Roberto “El pecoso” Ramírez, como lo llamaban cariñosamente amigos y familiares -y Robert para ella- quien fue su principal admirador y promotor.

Es el parecer de Solinka que el mundo ha cambiado mucho, pero la música sigue siendo ese lenguaje que todos entienden, no importa de donde sean ni las diferencias culturales, el canto, las manifestaciones musicales en general logran derribar todo tipo de barreras y unir con una solidez indescriptible. Por eso su fidelidad a la música, que tantas gratificaciones tangibles e intangibles le ha permitido disfrutar.

 

To Top

Pin It on Pinterest

Compartenos

Comparte con tus amigos

error: Content is protected !!
WhatsApp Escríbenos al WhatsApp