Deportes

Brasil gana 2-0 a Croacia con el regreso de Neymar Jr. quien abre el marcador

Neymar volvió. Y volvió a lo grande. Volvió regalando un golazo a la afición que fue a Anfield esperando el regreso del delantero después de tres meses de recuperación de una complicada cirugía en el pie derecho. El delantero del PSG, que comenzó en el banquillo, entró tras el descanso y marcó el primero de los dos goles de la victoria de la selección brasileña ante Croacia (2-0), en el penúltimo amistoso de amas selecciones antes del Mundial de Rusia. Para el delirio de la grada de Liverpool, el segundo lo marcó el ídolo local, Roberto Firmino, en la última jugada del partido.

Tras una primera parte gris de la canarinha, la entrada de Neymar dio vida nueva a su equipo. El delantero comenzó cauteloso, intentando arrancadas y paredes con Coutinho desde la banda izquierda, gambetas y algún tiro, buscando el ritmo perdido en estos meses de recuperación.

Tras el paso del tiempo fue soltándose. Hasta que 23 minutos después del descanso demostró lo que todos vinieron a ver. Willian comenzó la jugada en el círculo central, lanzando en profundidad a Coutinho que, desde la frontal del área, dio bonito pase a Neymar que, en el borde del área, se libró de tres defensores croatas con sólo dos regates para ponerse de cara a la portería y rematar con potencia, casi con rabia. Un remate de desahogo, de liberación de la ansiedad de quien pasó los últimos tres meses con la duda real de que podría no llegar al Mundial. Neymar salió inmediatamente corriendo hacia el banquillo para abrazar al médico de la selección, Rodrigo Lasmar, que le operó hace tres meses en Belo Horizonte.

Un equipo distinto sin Neymar

Ante una Croacia muy bien organizada en su defensa, Brasil comenzó el partido somnoliento y encontró mucha dificultad de imponer su juego. La desatención de los centrales brasileños en la reposición del balón casi les costó caro, aunque los croatas desperdiciaron un par de ocasiones claras en pelotas regaladas por el rival.

Croacia aprovechó para tomar el mando del partido, liderada por Modric como un verdadero comandante de orquesta. Jugando más avanzado que en el Real Madrid, con toda las responsabilidad de organizar las jugadas de ataque de su equipo, el 10 de Croacia fue imparable y volvió loca la defensa brasileña con sus regates y pases en profundidad.

La primera oportunidad del encuentro salió de sus pies, cuando lanzó un saque de esquina magistral a la cabeza de Lovren, que remató fuerte rozando el palo derecho de Alisson.

Un minuto después, el primer susto. Kramaric llegó tarde a una jugada y dejó los tacos en la rodilla de Thiago Silva, que se quedó tirado en el suelo casi tres minutos, recibiendo atención médica. El central del PSG al final siguió en el partido y el delantero sólo recibió una tarjeta amarilla por una entrada que era para roja directa.

Pasada la presión inicial croata, Brasil fue entrando despacio en el partido gracias a un gran Willian, que creó las mejores oportunidades con su calidad y arrancadas por la banda derecha. Paulinho y Coutinho tuvieron oportunidades desde la frontal del área, pero acabaron bloqueadas por la segura defensa rival.

Tras el descanso entró Neymar, como era previsto. Sólo que entró por Fernandinho, desplazando a Coutinho al centro del campo, en un claro intento de Tite de dar una inyección de creatividad y fantasía a un centro del campo que demostró más fuerza que técnica. Y el cambio táctico funcionó. En su primera jugada, Neymar dejó, literalmente, a dos jugadores croatas en el suelo con un regate antes de hacer una pared con Coutinho. Con el mediapunta del Barcelona más centralizado, Brasil pasó a combinar mejor las jugadas y ganó velocidad y dinamismo con la pelota en los pies. Croacia se limitó a defenderse como pudo.

El primer remate de Neymar con el pie derecho operado hace exactos tres meses fue el minuto 56, desde la diagonal derecha del área tras un rechace de la defensa. Y la asociación entre Neymar y Coutinho apareció en el 68’, cuando Neymar marcó el 1-0, demostrando que está totalmente recuperado para el Mundial.

Brasil siguió al acecho, con Coutinho, Neymar y Willian creando las mejores oportunidades. Pero no fue hasta la última jugada del partido que Firmino marcó el 2-0. El delantero del Liverpool había entrado unos minutos antes por Gabriel Jesus y recibió un centro de Casemiro dentro del área. Presionado por un central, logró dominar la pelota en el pecho, esperó el bote y remató con una vaselina, por encima de Subacic.

Una victoria que añade confianza a Brasil que, con Neymar, llega como una de las grandes favoritas este verano a Rusia.

 

To Top

Pin It on Pinterest